TIPOS DE ACEROS INOXIDABLES

En realidad, los metales se utilizan raramente en su forma pura. Normalmente, se añaden elementos de aleación para cambiar sus propiedades. Los aceros inoxidables son aleaciones en base de hierro, específicamente un acero que se ajusta a una especificación que requiere, por porcentaje de masa, un contenido mínimo de cromo de 10,5, y un contenido máximo de carbono de 1,20.

Hay más de 150 aceros inoxidables diferentes con combinaciones únicas de elementos de aleación. Estas adiciones de aleación mejoran la resistencia a la corrosión en diferentes entornos de servicio y determinan los niveles de resistencia, la formabilidad, la maquinabilidad y otras características deseables.

Un ejemplo de ellos es el níquel, un elemento aliado esencial en los grados de resistencia del acero inoxidable. La presencia de níquel da lugar a la formación de una estructura fuerte, con gran ductilidad y resistencia, incluso a temperaturas criogénicas. También hace que el material sea no magnético.

“El níquel aumenta la ductilidad y la resistencia”

Carbono

El carbono siempre está presente en el acero inoxidable. La cantidad de carbono es lo que varía, aunque  en todas las categorías  el nivel se mantiene bastante bajo. En el grado martensítico el nivel se aumenta deliberadamente para obtener alta resistencia y dureza. El tratamiento térmico mediante el calentamiento a alta temperatura, el enfriamiento y luego el templado desarrolla la fase martensítica.

El carbono puede tener un efecto en la resistencia a la corrosión. Si se permite que el carbono se combine con el cromo (para formar carburos de cromo), puede tener un efecto perjudicial.

Cromo

El cromo es un elemento altamente reactivo y explica la naturaleza “pasiva” de todos los aceros inoxidables. La resistencia a los efectos químicos de la corrosión y la típica “oxidación” que se produce con el acero al carbono sin protección, es el resultado directo de la presencia del cromo. Una vez que la composición contiene al menos un 10,5% de cromo, se forma instantáneamente una película superficial adherente e insoluble que impide la ulterior difusión del oxígeno en la superficie y evita la oxidación del hierro en la matriz. Cuanto mayor sea el nivel de cromo, mayor será la protección.

Níquel

El níquel es el elemento aliado esencial en los grados de acero. La presencia de níquel da lugar a la formación de una estructura “austenítica” que da a estos grados su fuerza, ductilidad y resistencia, incluso a temperaturas criogénicas. También hace que el material sea no magnético. Aunque el papel del níquel no tiene una influencia directa en el desarrollo de la capa superficial, da lugar a una mejora significativa de la resistencia al ataque de los ácidos, en particular con el ácido sulfúrico.

Molibdeno

La adición de molibdeno a la matriz de Cr-Fe-Ni añade resistencia al ataque de picaduras localizadas y una mejor resistencia a la corrosión de grietas. También, ayuda a resistir los efectos perjudiciales de los cloruros. Cuanto más alto sea el contenido de molibdeno (hay aceros inoxidables con 6% de molibdeno), mejor será la resistencia a niveles más altos de cloruros.

Manganeso

Generalmente se añade manganeso a los aceros inoxidables para ayudar a la desoxidación, durante la fusión, y para prevenir la formación de inclusiones de sulfuro de hierro que pueden causar problemas de agrietamiento en caliente. También es un estabilizador de “austenita” y cuando se agrega en niveles más altos (del 4 al 15%) reemplaza parte del níquel.

Silicio y Cobre

Normalmente se añaden pequeñas cantidades de silicio y cobre a los aceros inoxidables austeníticos que contienen molibdeno para mejorar la resistencia a la corrosión del ácido sulfúrico. El silicio también mejora la resistencia a la oxidación y es un estabilizador de “ferrita”. En los “aceros inoxidables austeníticos”, el alto contenido de silicio mejora la resistencia a la oxidación y también evita la carburación a temperaturas elevadas .

Niobio

Las adiciones de niobio previenen la corrosión intergranular, particularmente en la zona afectada por el calor después de la soldadura. El niobio ayuda a prevenir la formación de carburos de cromo, que pueden robar a la microestructura la cantidad de cromo necesaria para la pasivación. En los aceros inoxidables “ferríticos” la adición de niobio es una forma efectiva de mejorar la resistencia a la fatiga térmica.

Titanio

El titanio es el principal elemento utilizado para estabilizar el acero inoxidable. Cuando el acero inoxidable se funde en el aire, es difícil reducir los niveles de carbono. El titanio reaccionará con el carbono para formar carburos de titanio y evitar la formación de carburos de cromo, que podrían afectar la formación de la capa “pasiva”.

Azufre

El azufre se mantiene generalmente en niveles bajos ya que puede formar inclusiones de sulfuro. Se utiliza para mejorar la maquinabilidad,  sin embargo, la adición de azufre reduce la resistencia a la corrosión.

Como podemos observar, hay muchos tipos de acero inoxidable, y sus usos más frecuentes son para: suelos antideslizantes, muebles empotrados, cubiertas de columnas y barandillas, estructuras, etc. El factor más relevante será calidad del mismo y por eso es fundamental trabajar con un proveedor que pueda asegurar la calidad del material y hacer las recomendaciones para cada proyecto según corresponda. En Victor Moroni tenemos más de 40 años de experiencia en Venta y Distribución de Acero Inoxidable.